Expobiomasa – Mayo 2023

Expobiomasa – Mayo 2023

Mi pellet y más participa por primer año en unas de las ferias internacionales referentes en el sector de la Biomasa. Aquí un poquito de lo que fue para Mi pellet y Más. 460 empresas de 34 países se dieron cita en Valladolid los días 9, 10 y 11 de Mayo de 2023.

Tras tres jornadas intensas, finalizamos la feria con buenas expectativas y con muchos acuerdos con profesionales del sector.

Muchas gracias a todos los que os interesasteis y pasasteis por nuestro stand para informaros sobre la plataforma.

Agradecemos a AVEBIOM su labor y toda la dedicación para la organización de este evento.

Fabricación del pellet

Fabricación del pellet

FABRICACIÓN DEL PELLET

El pellet es un tipo de combustible hecho a partir de materiales biodegradables y renovables, que se utiliza ampliamente en sistemas de calefacción y generación de energía en todo el mundo. El proceso de fabricación del pellet es relativamente simple, pero requiere ciertos conocimientos y maquinarias especializadas para llevarse a cabo de manera efectiva.

Desde Mi Pellet y Más te mostramos los pasos a seguir en el proceso de fabricación del pellet:

El primer paso en la fabricación del pellet es la recolección y selección de los materiales. Los materiales utilizados para la fabricación de pellets pueden ser residuos de madera, paja, cáscaras de nueces, entre otros. Deben ser seleccionados cuidadosamente para asegurarse de que sean de alta calidad y estén libres de contaminantes. Una vez recolectados y seleccionados, los materiales se someten a un proceso de secado para reducir la humedad y evitar la formación de moho y hongos.

Una vez que los materiales están secos, se trituran en pedazos más pequeños utilizando una trituradora o molino. El tamaño y la forma de los pedazos pueden variar dependiendo del tipo de material utilizado y del tipo de pellet que se esté produciendo. Luego, los pedazos se pasan a través de un tamiz para separar las partículas más grandes de las más pequeñas.

El siguiente paso en la fabricación del pellet es la compresión de los materiales. Para ello, se utiliza una máquina llamada peletizadora o pelletizadora. La peletizadora consta de una matriz, un tornillo sin fin y un motor que acciona el tornillo. Los materiales se alimentan en la matriz a través del tornillo sin fin. Allí son comprimidos y forzados a través de pequeñas aberturas en la matriz. A medida que los materiales pasan por estas aberturas, se forman pequeños cilindros con un diámetro de aproximadamente 6-8 mm y una longitud de 10-30 mm.

Fabricación del pellet
El proceso de fabricación del pellet requiere maquinarias especializadas.

Una vez que los pellets han sido comprimidos, se someten a un proceso de enfriamiento para reducir su temperatura y evitar la deformación. Los pellets se transportan a través de una cinta transportadora o de un sistema de ventilación para enfriarlos. Después de enfriarse, los pellets se tamizan para separar los pellets de tamaño inadecuado y se eliminan los residuos y partículas más pequeñas.

Finalmente, los pellets se empacan en bolsas de plástico o papel para su distribución y venta. Es importante que los pellets estén almacenados en un lugar seco y ventilado para evitar la formación de humedad. Esto puede dañar la calidad de los pellets y hacer que se descompongan.

El proceso de fabricación del pellet requiere maquinarias especializadas y materiales de alta calidad para producir pellets de alta calidad y eficiencia energética. Los pellets son una fuente de energía renovable y limpia que se utiliza cada vez más en sistemas de calefacción y generación de energía como una alternativa sostenible a los combustibles fósiles. El uso de pellets ayuda a reducir la emisión de gases de efecto invernadero y promover una economía más sostenible y responsable con el medio ambiente.

Aumenta el consumo de pellet en España según el estudio de Avebiom

Aumenta el consumo de pellet en España según el estudio de Avebiom

El nuevo informe estadístico sobre el mercado de los pellets de madera que ha hecho público la Asociación Española de la Biomasa, Avebiom, recoge datos de producción y de consumo de pellets de madera tanto a nivel nacional como por comunidades autónomas. En paralelo al incremento récord del 40% en la instalación de estufas y calderas ocurrido en España durante 2021, también ha aumentado el consumo de pellets en un 13,5%. En total son 780.000 toneladas repartidas entre calefacción residencial de menos de 50 kW con un consumo de 520.000 toneladas y calefacción comercial (superior a 50 kW) con 260.000 toneladas. Por su parte, desde el mes de octubre la curva de precios del pellet para uso doméstico ha empezado a suavizarse y el precio medio del saco de 15 kg se a finales de noviembre se situaba en 7,79 €, siendo posible encontrarlo a precios inferiores.

El 2021 concluyó con un aumento de productividad de las fábricas y un descenso del número de plantas censadas respecto al año anterior, que pasaron de 85 a 75 instalaciones operativas. Este 2022 el número ha ascendido hasta las 76, donde se estima una producción de 768.300 toneladas. En general, las plantas que desaparecen son muy pequeñas o ya llevaban tiempo sin actividad por lo que estos cierres apenas han afectado a las cifras de producción. En cambio, varias empresas han realizado mejoras en los últimos meses para aumentar capacidad, de ahí el incremento global. Son algunos de los datos que recoge el nuevo informe estadístico sobre el mercado de los pellets de madera que ha hecho público la Asociación Española de la Biomasa, Avebiom.

En este informe se pueden encontrar datos de producción y de consumo de
pellets de madera tanto a nivel nacional como por comunidades autónomas. La
crisis energética que comenzó en 2020 parece enquistarse y muchos ciudadanos y
empresas de toda la UE han hecho realidad la opción del cambio de tecnología
durante los últimos meses. Así, en paralelo al incremento récord del 40% en la
instalación de estufas y calderas ocurrido en España durante 2021, también ha
aumentado el consumo de pellets en un 13,5%. En total son 780.000 toneladas
repartidas entre calefacción residencial de menos de 50 kW con un consumo de
520.000 toneladas y calefacción comercial (superior a 50 kW) con 260.000 toneladas.
El sector doméstico es, por tanto, el mayor consumidor con el 85%.

 

Desde Avebiom esperan que en 2022 el consumo haya crecido nuevamente y
ronde las 865.000 toneladas (580.000 para residencial y 285.000 para
comercial). «Los fabricantes nacionales han hecho un gran esfuerzo en este
complejo año, aumentando producción y priorizando su servicio a clientes
españoles; así, vemos que la curva de producción vuelve a acercarse a las
cantidades que necesitan los usuarios de equipos de pellet en el país»,
añaden en un comunicado.

 

Castilla y León, la región que más
produce

 

Por comunidades autónomas, Castilla y León ocupa el primer puesto en cuanto
a número de fábricas con 13, nueve de las cuales cuentan con el sistema de
certificación ENplus®. Le sigue de cerca Andalucía con once en total y seis
certificadas. La Rioja, Baleares, Asturias, Cantabria y Extremadura con dos
plantas cada región, y Madrid con una, ocupan las últimas posiciones. En total
son 75 las instalaciones que había en España en 2021, con cuarenta de ellas
certificadas. La mayor parte de la producción nacional ya está certificada
ENplus® copando el 87% del mercado; «prácticamente todas las plantas
importantes producen bajo el esquema de calidad, pero cada año se suman nuevos
distribuidores, lo que mejora la consistencia de una oferta de calidad al
consumidor». Entre 2020 y diciembre de 2022 se han certificado 2 nuevas
plantas y 9 suministradores, alcanzando los 100 certificados emitidos en
España.

Estufas híbridas

Estufas híbridas

La estufa de leña híbrida (mitad madera, mitad pellets) puede ser la solución en algunos casos para la calefacción. Si le gusta el calor de la leña, pero necesitas calentar con pellets cuando estás fuera, ¿por qué no eliges una estufa de leña híbrida?

En pocos años, las estufas de pellets se han convertido en uno de los sistemas de calefacción preferidos por los europeos. Este año, encontrar pellets es más complicado y más caro, pero esto debería mejorar y la estufa de pellets seguirá siendo una forma económica y ecológica de calentarse en el futuro.

Sin embargo, existe otro tipo de estufa: la estufa híbrida de pellets y madera. Para los que ya están acostumbrados a la estufa de leña, permite utilizar ambos combustibles en el mismo aparato. Pero, ¿cómo elegirla, cómo funciona, cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

Cómo funciona una estufa híbrida.

La estufa híbrida consta de una cámara de combustión de troncos con un quemador de pellets. Gracias a un sensor de llama, el dispositivo detecta el combustible introducido en la estufa. Aunque hay varios sistemas dependiendo del fabricante, a modo resumen podemos decir:

En el modo de pellets, el encendido es automático gracias a un sistema que enciende los pellets. El aire llega directamente al quemador y el humo es evacuado por un extractor de humos.

En el modo de leña, el fuego puede encenderse con pellets o a la manera tradicional, encendiendo un fuego de leña. El aire se suministra por debajo y por encima de la cámara de combustión, lo que garantiza una doble combustión. El aire se expulsa de forma natural por medio de corrientes de aire.

Una de las ventajas de la estufa híbrida es que puede asegurar la continuidad de la calefacción cuando los troncos han terminado de arder; los pellets pueden entonces tomar el relevo.

Ten en cuenta que no se trata de cestas de pellets que se introducen en la estufa de leña, sino de una cámara de combustión integrada en la estufa.

¿Por qué y cómo utilizar las estufas híbridas?

Las estufas híbridas son prácticas para garantizar la continuidad de la calefacción y para ahorrar en pellets. Así, cuando estamos presentes, utiliza la estufa híbrida con troncos y los pellets se usan en caso de ausencia, o por la noche.

Por ejemplo, la estufa híbrida se puede programar para que funcione en modo pellet de 5 a 7 de la mañana y luego de 5 a 7 de la tarde, de modo que esté caliente por la mañana cuando nos despertemos y por la tarde cuando llegamos a casa, y se puedan utilizar troncos para hacer un buen fuego por la noche. Y, durante el fin de semana, es posible encenderla con pellets y luego abastecerla con troncos a tu conveniencia. Una estufa híbrida es una alternativa interesante si se usa mitad con troncos y mitad con pellets.

Rendimiento de una estufa híbrida.

El rendimiento de una estufa híbrida se sitúa en torno al 80% en modo tronco y al 90% en modo pellet; un buen rendimiento para estos aparatos, siempre que el combustible sea de buena calidad.

Recuerda que la madera debe tener un contenido máximo de humedad del 20% y haberse secado durante al menos 18 meses, y que los pellets deben tener un contenido de humedad inferior al 8% para ser considerados de «buena calidad». Puede que en tu país o región las estufas híbridas puedan recibir subvenciones si son instaladas por profesionales y si cumplen algunos requisitos.

Mantenimiento de una estufa híbrida.

Diariamente o después de cada uso, habrá que limpiar el quemador y el cristal, lo que puede ser una limitación cuando se tiene poco tiempo.

Algunas estufas híbridas avanzadas tienen una rejilla en el quemador que gira para expulsar las cenizas, reduciendo la limpieza a una vez cada tres días. Cada año, al igual que con el resto de estufas, será necesario realizar un mantenimiento profesional exhaustivo y una limpieza del conducto de salida de humos.

Precio.

Las estufas híbridas suelen ser mucho más caras que una estufa de leña, ya que hay menos fabricantes y modelos donde elegir. Ten en cuenta que, si eliges este tipo de estufa, deberás disponer de espacio suficiente para almacenar la leña y pellets, lo que no siempre es fácil. Un ejemplo de fabricante de este tipo de estufas lo tenemos en ADURO, premio al mejor producto europeo.

Fuente: Ecoinventos: https://ecoinventos.com/estufa-de-lena-hibrida/

LOS PELLETS DE MADERA AFECTADOS POR LA CRISIS ENERGÉTICA MUNDIAL

LOS PELLETS DE MADERA AFECTADOS POR LA CRISIS ENERGÉTICA MUNDIAL

La coyuntura internacional y una falta de apuesta decidida por el sector forestal causarán tensiones en el mercado del pellet de madera

Ya lo avanzábamos en artículos anteriores de nuestro Blog concretamente en el artículo Incertidumbre en el sector de la Biomasa, ahora Avebiom (Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa) publica este artículo con datos más concretos:

En medio de la crisis energética más importante de los últimos 40 años, el pellet de madera está sufriendo, como otros sectores industriales, un aumento de los costes de producción; situación que se agrava por la escasez de materia prima. A pesar de ello, el pellet sigue siendo una alternativa energética mucho más económica que sus competidoras fósiles.

Las asociaciones AVEBIOM y APROPELLETS queremos transmitir que el sector de la bioenergía está realizando los mayores esfuerzos para que la actual coyuntura energética mundial afecte lo menos posible a los usuarios finales durante la próxima campaña de calefacción, aunque es indudable que el mercado nacional se verá afectado por la complicada situación en el resto de Europa.

Esta crisis energética coincide con el escaso apoyo institucional al sector forestal y maderero, que no facilita la movilización de madera y biomasa a las industrias. Recursos que pueden terminar ardiendo en incendios cada vez de mayor envergadura.

Nuevas plantas en proyecto en Europa y madera disponible para usos industriales

Es cierto que en Europa veremos precios al alza y ciertas tensiones en la temporada que viene, pero hay plantas en proyecto que empezarán a producir entre 2023 y 2025: 11 solamente en Austria durante 2023-2024; también Francia dispondrá de más de un millón de toneladas más a finales de 2024; o Alemania, donde habrá otras 800.000 toneladas más en 2023.

En el caso de España, nuestro país está mejor abastecido que otros, puesto que aquí se produce prácticamente lo mismo que se consume. La situación actual puede crear alguna tensión durante la campaña de calefacción, pero las fábricas, con algo de tiempo, tienen margen para aumentar de forma progresiva sus producciones y suministrar al mercado nacional.

Es importante destacar también que España cuenta con un margen de crecimiento muy grande: la madera disponible para ser transformada en las diferentes industrias crece, según datos oficiales del Inventario Forestal Nacional (IFN), a un ritmo de 46 millones de m3 al año. De estos, solo se aprovecha un 40% (a diferencia de la media europea de 65-70%) desde los años 90, por lo que ahora mismo nuestros montes cuentan con biomasa de sobra que sería útil y conveniente aprovechar por motivos económicos, obviamente, y también de conservación de los propios montes.

Por qué habrá tensiones en el mercado europeo del pellet doméstico

La subida de los precios de los combustibles fósiles en 2021, ya en fechas previas a la guerra, propició un aumento en las ventas de estufas y calderas de pellets en toda Europa respecto al año anterior: un 50% más en Francia e Italia, o un 44% más en España para las estufas; y en calderas, en Francia y Alemania se duplicaron las ventas, mientras que en Austria y en España se vendieron un 60% y un 13% más respectivamente.

Por otra parte, Rusia y Bielorrusia exportaban más de 3 millones de toneladas cada año a Europa entre pellet industrial para generación eléctrica y pellet para uso doméstico. Desde julio de 2022 ya no contaremos con estos proveedores, pues ha entrado en vigor la sanción que prohíbe la compra de madera y de todos sus derivados de estos países.

El aumento del parque de instalaciones de pellet ya originó ciertas tensiones entre la oferta y la demanda en la pasada campaña de calefacción; unido a la falta del pellet ruso y bielorruso de este año, la campaña próxima se presenta complicada en Europa.

Responsabilidad colectiva

La sociedad puede tener un importante rol para sobrellevar esta crisis energética; empresas y particulares pueden apoyar el ahorro de energía que va a necesitar Europa:

  • Una reducción de 2°C en la temperatura de su sistema de calefacción representa un 14% de ahorro energético.
  • Los aparatos modernos y el correcto mantenimiento de estos generan una mayor eficiencia y, por tanto, más rendimiento, lo que significa un menor consumo de energía.
  • Aprovisionarse solo de acuerdo a sus necesidades individuales.

FUENTE: AVEBIOM

Abrir chat
1
https://mipelletymas.com/wp
Hola. ¿En qué podemos ayudarte?